El Método Montessori es un modelo educativo creado por la educadora y médico italiana María Montessori a principios del  Siglo XX; basado en el desarrollo integral del niño, la independencia del mismo dentro de su proceso de aprendizaje y su autodesarrollo en un ambiente estructurado y preparado, adaptado a las necesidades de cada nivel evolutivo del niño, para así lograr un máximo grado en sus capacidades intelectuales, físicas y espirituales.

A finales del siglo XIX y principios de siglo XX la doctora Montessori trabajó con niños de orígenes desfavorecidos y en estado vulnerable; es así como en 1912 publica su obra más reconocida “El Método Montessori”, desarrollando la Pedagogía Científica partiendo de la observación y el estudio, aplicando el método científico para elaborar su modelo educacional y todos sus materiales.

En un espacio Montessori el niño es su propio constructor y el rol del adulto está definido como mediador y observador de su proceso. Para María Montessori la escuela no era “ un lugar donde el maestro transmite conocimientos”, sino “un lugar donde la inteligencia y la parte psíquica del niño se desarrollará a través de un trabajo libre con material didáctico especializado”.

Este método promueve:

  • La libertad con límites adquiridos.
  • El desarrollo individual y la independencia.
  • El respeto al desenvolvimiento y psicología natural del individuo.
  • El desarrollo físico, emocional y social del niño.

Foto: Sala de Taller 1 – Miayelen Cerezo Montessori – Gaspar Banda 3810, San Miguel

Principios básicos del Método Montessori

  • La mente absorbente de los niños:  

Aunque muchas veces son subestimados, los niños poseen una capacidad de aprendizaje única y asombrosa ; los conocimientos pueden ser adquiridos inconscientemente, pasando poco a poco del inconsciente a la consciencia  total. 

  • Los Períodos Sensibles Montessori: 

Se refiere a aquellos períodos específicos del desarrollo neurológico en los cuales los niños pueden adquirir habilidades, conocimientos, nociones y destrezas. Se trata de sensibilidades que permiten fácilmente a los niños asimilar e  internalizar  conceptos sobre la realidad que le rodea, para poder conducirse y relacionarse con su entorno. Maria Montessori explica que estos períodos son pasajeros y se limitan a la adquisición de un determinado conocimiento; estableciéndolos de la siguiente manera:

  • Período sensible del lenguaje; entre los 2 meses y los 6 años.
  • Período sensible de la coordinación de movimientos ;aproximadamente desde los 18 meses hasta los 4 años.
  • Período sensible del orden  aproximadamente desde el nacimiento hasta los 6 años.
  • Período sensible del aguzamiento de los sentidos; aproximadamente desde los 18 meses hasta los 5 años.
  • Período sensible del comportamiento social; aproximadamente desde los 2 años y medio hasta los 6 años.
  • Período sensible de los pequeños objetos; es un período muy corto durante el segundo año de vida.
  • La autonomía de los niños: 

María Montessori  abogaba por la autonomía y autosuficiencia en su lema “ ayúdame a hacerlo solo. Todo el material de trabajo se coloca siempre al alcance y altura del niño, para que este pueda ser autosuficiente desde los primeros años y tomarlo o guardarlo él solo. El adulto solo debe estar como observador y únicamente interviene cuando el niño pide ayuda. 

  • El ambiente preparado: 

Se refiere a que el ambiente  donde se desenvuelve el niño ha sido completamente preparado y organizado para que este pueda desenvolverse sin ningún problema, de tal manera se fomenta entonces la concentración, la autogestión, el aprendizaje y demás habilidades importantes dentro de cada etapa de desarrollo del niño. Todo el mobiliario está hecho a su tamaño y altura: mesas, sillas, estantes, lavatorios, asientos de baño, entre otros; además,  estos ambientes cumplen con valores estéticos de belleza y orden, puesto que son espacios amplios,  luminosos y cálidos, de colores neutros y refrescantes, que procuran el  desarrollo de los aspectos sociales, emocionales, psicológicos e intelectuales; respondiendo a las necesidades de orden y seguridad de los pequeños.

 Los ambientes preparados Montessori generalmente incluyen plantas, utensilios de cocina a la medida de los niños, utensilios de limpieza  también a la medida de los niños,  suministros y útiles de arte, lenguaje, música y libros, entre otros. El material didáctico Montessori es concreto, es decir, que consta de objetos palpables y manipulables por el niño; así mismo, este es específico de cada área de aprendizaje:  vida práctica, vida sensorial, lenguaje y matemáticas.

Este material de estudio Montessori constituye un elemento esencial del ambiente preparado.

Foto: Ejemplo de materiales concretos en la Sala de Casa de Niños – Miayelen Cerezo Montessori – Gaspar Banda 3810, San Miguel

  • El papel del adulto: 

Dentro de la filosofía Montessori, el adulto funge de guía y observador del proceso de aprendizaje del niño; no le roba protagonismo al niño, sino que le acompaña, estando a su servicio en cualquier momento y prestando ayuda solamente cuando el niño así lo solicite. El adulto presenta el material al niño y le explica como utilizarlo, para luego alejarse y observar cómo el estudiante realiza la actividad. Los guías Montessori no solo acompañan el proceso académico, sino que orientan al niño en su desarrollo psicológico, social y emocional, cultivando el respeto a otros, el amor, la responsabilidad y la honestidad.

  • La autoeducación: 

Elemento sumamente importante  dentro de la educación Montessori, debido a que todos los materiales dentro del aula poseen la cualidad de ser autocorregibles; por consiguiente, el niño al manipularlos puede identificar cuando ha cometido algún error en la actividad , para así aprender de ello y autocorregirse haciendo uso consciente de todos sus sentidos para llevarlo a cabo. Esto solo es posible dentro de un ambiente de aprendizaje libre, donde se respete el ritmo individual de cada niño, dando como resultado un aprendizaje natural y significativo a lo largo de todos sus períodos sensitivos. 

El legado que dejó la Doctora María Montessori fue realmente importante,  no solo para la sociedad de finales del Siglo XIX y principios del Siglo XX, sino también para la sociedad contemporánea; que no sería tal y como hoy la conocemos sin los aportes de su Pedagogía científica. El método Montessori introdujo en el mundo, un concepto, una nueva manera de ver y entender al niño, la cual revolucionó a la sociedad de la época, y que actualmente se sigue empleando no solo en el ámbito estudiantil,sino también en el ámbito laboral y profesional.

María Montessori rodeada de los niños de uno de sus establecimientos infantiles.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
¡Hola! ¿Necesita más información? déjanos un mensaje.